Page 32 - NE392
P. 32

ARTÍCULO
DESARROLLO DEL «IFGR»
PARA CONSOLIDAR UNA DE LAS
GARANTÍAS FUNDAMENTALES
DE LA SEGURIDAD NUCLEAR,
EL CONTROL DE LA REACTIVIDAD
La gestión de la reactividad está relacionada con la filosofía de la operación y con las directrices concretas que se aplican para controlar las condiciones que afectan a la reactividad. Incluye todas las actividades que aseguran que la reactividad del núcleo y la del combustible nuclear almacenado (donde puede producirse una potencial criticidad) son vigiladas y controladas de acuerdo con el diseño del combustible y sus límites operativos. La gestión de reactividad es un factor clave para asegurar la integridad de las barreras que eviten una liberación de productos de fisión.
La política de seguridad de una central nuclear (CN) establece que ésta opere de forma conser-
vadora y prudente, de modo que en todo momento se protega la salud del personal que trabaja en la insta- lación y la del público.
Uno de los principios fundamen- tales que garantiza esta política es el control de la reactividad, enten- dida ésta como la tasa con que una población neutrónica aumenta o disminuye en un reactor nuclear, y evaluada normalmente como el cambio fraccional en la población neutrónica entre dos generaciones de neutrones consecutivas. Puede definirse también como la medida de desviación de la criticidad y su unidad se expresa habitualmente en pcm (percent mille) o %∆K/K.
Con el objetivo de reforzar este principio, en 2012 C.N. Vandellós II editó la Guía de Gestión de la Reac- tividad \[1\], recopilando referencias internacionales de buenas prácti- cas, derivadas en gran medida de la experiencia operativa del parque nuclear mundial \[2,3,4\]; con anterio- ridad, y según lo requerido por los propios procedimientos de la cen- tral, a lo largo de 2011 se impartió la formación sobre esta guía al Perso- nal con Licencia de Sala de Control (PLO) y a la Dirección de Central.
La aplicación de esta guía, por una parte, supone una extensión de otro de los principios de la seguridad nu- clear, por el cual la integridad de los elementos de combustible que se alo- jan en el núcleo tiene siempre priori- dad sobre la producción de energía eléctrica y actividades asociadas.
Por otra parte, el desarrollo de esta guía implica que todas las actuacio- nes que afectan a la reactividad de los elementos de combustible, ubica-
dos éstos en la vasija del núcleo del reactor en el Edificio de Contención o en la piscina del Edificio de Com- bustible, se realizan de manera plani- ficada y conforme a procedimientos aprobados, lo que permite identificar y comprender perfectamente la res- puesta esperada de la planta y, en consecuencia, garantizar unos resul- tados intencionados y predecibles.
Por tanto, la gestión de la reactivi- dad, nuestra mayor prioridad como operadores de centrales nucleares, está estrechamente relacionada con la filosofía de la operación del reactor y con las directrices concre- tas que se aplican para adecuar las condiciones que afectan a la poten- cia del núcleo y a sus variaciones, e incluye las actividades que aseguran que la reactividad del combustible nuclear, ubicado éste donde pue- da producirse una potencial critici- dad (núcleo del reactor o piscina de almacenamiento), es vigilada de acuerdo con el diseño del combusti- ble y sus límites operativos.
Una gestión adecuada de la re- actividad se convierte así en un fac- tor clave para asegurar la integri- dad de los elementos de combus- tible, la primera de las tres barreras previstas para evitar o minimizar la liberación incontrolada de produc- tos de fisión, para lo cual es primor- dial implantar esta gestión con una visión multidisciplinar y trasversal, fundamentada en un trabajo en equipo que adopte los estándares más elevados en las actividades de ingeniería, operación, química, mantenimiento, y planificación.
La reactividad de los elementos de combustible se ve afectada por los cambios en las condiciones físi- cas del entorno en el que se alojan, cambios motivados por alteraciones
32 Febrero 2018
Joan aDell ceRvelló
Jefe de Operación
CENTRaL NUCLEaR DE VaNDELLòS II
Development of “IfGR”
to stRenGthen one of the coRneRstones of nucleaR safety, the ReactIvIty contRol
Reactivity Management is related with the operation philosophy and with the specific guidelines that are applied
to control any condition that affects reactivity. It includes any activity that assure the surveillance and control of
the core and spent fuel reactivity (where criticity is plausible), according to the fuel design and its operation boundaries. The reactivity management is a key factor
to ensure the integrity of the different barriers that impede a release of fission products.








































































   30   31   32   33   34