Page 43 - NE392
P. 43

LA CRIPTOLOGÍA DEL CNI
AL SERVICIO DE LA HISTORIA
La necesidad de proteger la información relevante ha estado, está y estará presente en la esencia de todas las organizaciones públicas y privadas para garantizar su propia supervivencia. Evitar que ojos curiosos o malintencionados accedan a datos privados y puedan llegar a utilizarlos en su propio beneficio justifica la adopción de todo tipo de medidas de seguridad, tanto física como lógica. Explica también la evolución que han sufrido los protocolos de protec- ción, que se han ido sofisticando y adaptando a los nuevos tiempos y tecnolo- gías disponibles.
Esta realidad es conocida de primera mano por el Centro Nacional de Inteli- gencia (CNI) por la propia naturaleza de su trabajo diario. Como servicio de inteligencia español, recoge información y elabora Inteligencia para propor- cionar al Gobierno elementos de juicio que faciliten el proceso de decisión. En definitiva, el CNI es un organismo público que trabaja con el presente para intentar anticipar el futuro, siempre con el mayor grado de discreción posible y bajo los más estrictos sistemas de control.
Sin embargo, gracias al reciente trabajo llevado a cabo para descifrar las cartas secretas de Fernando el Católico, el CNI ha podido entrar momentáneamente en contacto con el pasado y conocer así las estrategias que se empleaban en el siglo XVI para garantizar la seguridad documental y los secretos de Estado.
La tarea de descifrar el contenido de las cartas manuscritas que se intercambiaban Fernando el Cató-
lico y Gonzalo Fernández de Córdoba –conocido como el Gran Capitán– llegó al Centro Nacional de Inteligen- cia como una petición insólita, total- mente ajena a las misiones asignadas al CNI a través de la Directiva de In- teligencia, documento de carácter secreto por el que el Gobierno esta- blece los objetivos de trabajo anuales de la institución. Esta misión debía ser asimismo compatible con la continui- dad de todos los cometidos y proyec- tos en curso.
Los pliegos originales de las cartas, pertenecientes a la colección priva- da de los duques de Maqueda, reco- gen una parte de la correspondencia enviada por Fernando el Católico al Gran Capitán entre el 27 de mayo de 1502 y el 14 de abril de 1506, durante la campaña de Nápoles. Los documen- tos fueron prestados en 2015 al Museo del Ejército de Toledo para formar parte de la exposición conmemorati- va del quinto centenario de la muerte de Fernández de Córdoba. El Museo del Ejército hizo llegar una copia de dos de las cartas al CNI, confiando en que el análisis de los expertos del
Centro contribuyese a descubrir su contenido, que había permanecido parcialmente oculto desde que se es- cribieron las misivas.
A lo largo de cinco meses, un equi- po de tres especialistas en criptología se dedicó al proceso de análisis de las cartas manuscritas, una de ellas de tres folios y otra formada por apenas un párrafo. La labor se encontró con la complicación añadida de enten- der los usos y costumbres de la época, interpretar la caligrafía del escribano, comprender el castellano antiguo y conocer a los personajes aludidos en la correspondencia.
“Tuvimos que consultar incluso ma- terial bibliográfico sobre paleografía”, comenta uno de los expertos que, hasta aquel momento, no había es- tado familiarizado con esta disciplina que se encarga del estudio de la es- critura y los signos de los libros y do- cumentos antiguos. “Las normas de la época establecían, por ejemplo, el número mínimos de líneas que se po- día escribir en cada hoja”.
La comprensión del castellano an- tiguo fue también un obstáculo im- portante. Hubo que tener en cuenta por un lado la evolución del lengua- je desde aquel momento hasta la
DIVULGACIÓN
CENTRO NACIONAL DE INTELIGENCIA (CNI)
CNI’S CRYPTOLOGY AT THE
SERVICE OF HISTORY
The need to protect relevant information has ever been and always will be an essential part of all public and private organizations to ensure their own survival. The approval of physical and logic security measures is justified to prevent curious and malicious eyes from gaining access to private data that might be used for their own advantage. Accordingly, protection protocols have evolved, become more sophisticated and adapted to present times and available technologies.
This reality is known first hand by the Centro Nacional de Inteligencia (CNI) due to the nature of its daily work. As the Spanish Intelligence Service, it collects information and produces Intelligence to provide the Government with data for its decision-making process. All in all, the CNI is a public organization that works with the present to anticipate the future, always keeping the highest level of secrecy and subject to strictest control systems. However, due to the recent work done on deciphering the secret letters of King Fernando el Católico, the CNI has been able to contact briefly with past times and gain
an insight into the strategies used in the 16th century to ensure the security of documents and state secrets.
NUCLEAR ESPAÑA 43















































































   41   42   43   44   45